El tocado es una prenda con que se cubre la cabeza. Su verdadera función era la de proteger la cabeza de las inclemencias del clima, ya fuera frío, sol o lluvia. Así nació el sombrero, gorro o casco; con diversidad de tamaños, con alas o con prolongaciones más o menos horizontables.

El tocado no fue algo únicamente vinculado a la mujer. En el siglo XIII, los guerreros lo usaban para, además de protegerse de los golpes, para aparentar ser más altos. Les ponían plumas en forma de cresta y así creían atemorizar al rival.

Ya en el siglo XVI, los tocados, se usaban entre otras cosas para identificar el cargo o posición social de los miembros de la sociedad.

Este elemento se ha ido evolucionando a lo largo de la historia de varias formas, hasta hoy, que además de tener una función práctica, tiene una función sobre todo, decorativa y casi, indispensable para acudir, hoy en día, a una boda.