Bienvenidos

Feathers, comenzó en el sótano de una pequeña tienda del centro de Madrid en la que te prestan material y te venden cuentas, plumas, etc. Allí realicé mi primer tocado. Éste iba a ser para mí, para una boda que tenía; pero mientras estaba pagando, todo el mundo que estaba en la tienda se acercaba a mirarlo, y preguntaban por él. Esto hizo preguntarme... ¿Y por qué no?

Y aquí está Feathers, creciendo poco a poco y con mucha ilusión e ideas.